Foros de discusión Poema de Amor - Foro de Poetas

Un lugar para compartir Poemas
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar  Sindicar post (mensajes) de Poema-de-amor.com.arSindicar post (mensajes) de Poema-de-amor.com.ar   Entrá para ver sus mensajes privadosEntrá para ver sus mensajes privados   RegistrarseRegistrarse 
 PerfilPerfil   LoginLogin 
BlogsBlogs    Mi BlogNoticias de Weblogs

La Bruja



 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Novelas y Cuentos

Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
luis tejada yepes
Aprendiz


Registrado: 24 Sep 2007
Mensajes: 132
Ubicación: Medellin Colombia

MensajePublicado: Sab 11 Abr, 2009 2:23 am    Asunto: La Bruja Responder citando

Capítulo I


A la parturienta la partera ya le había dado la mala noticia: el bebé que esperaba venía de cola.
Herminia la bruja se decía así misma, cuando la embarazada le pidió asistencia para el nacimiento de la criatura, que si por ella fuera no atendería ese nacimiento. Se podía tratar de ponerlo cabeza abajo, pero la situación era bastante complicada.
Unos días antes trató de enderezarle el bebé con las manos, pero en vano, se negaba a voltearse. Si no lo lograba rápido alguno de los dos iba a morir… o los dos.
En estos casos, sabía por experiencia que se necesitaba una cesárea y esa operación solo la realizaban en un hospital de nivel adecuado. Quizás el único cercano con esas posibilidades era el de la población de Remedios, demasiado lejos para lo urgente de la situación. Era tarde para lamentaciones, las contracciones habían comenzado.
El parto pintaba mal desde el principio. No sólo por las condiciones de desnutrición de la parturienta sino porque una operación de ese tipo necesita condiciones especiales e instrumentación adecuada y ella no contaba ni con la una ni con la otra. Además la capacitación para una tarea tan compleja era sumamente elemental. Conocimientos sobre el tema, tal vez coser heridas y de pronto cortar carnes necróticas, ¿pero cesáreas?, eso era para las grandes ligas.
Ella le informó a la mujer de antemano lo grave de la situación para que tuviera la precaución de acercarse al pueblo con tiempo y cuando llegara la hora conseguir una atención adecuada.
Para la pobre mujer eso significaba gastos muy por encima de su capacidad económica, la cual rayaba entre la miseria y la miseria absoluta, por lo que no le quedaba más salida que arriesgarse con la bruja, o más bien, no tenía más salida, estaba obligada por las circunstancias a esperar lo que Dios quisiera.
-No Herminia, así sea lo más indicado eso cuesta y sabe, no tengo un solo peso para los gastos, ni siquiera para pagarle a usted, además yo no tengo marido, así ¡que paila mija! Le tocó el programa a usted-.
Ofelia estaba acostumbrada a trabajarle gratis a los campesinos. Ejercía en un medio bastante deprimido económicamente y era consciente de la carencia casi total de recursos monetarios. El ejercicio de su apostolado se cambiaba por especie en la mayoría de los casos. Además el corazón no le daba para negarle a nadie una ayuda vital. Fue educada para servirle al prójimo, tal y como lo hizo en su época su madre, la gran bruja del Nordeste. Es un oficio que se hereda y los secretos se transmiten de generación en generación.
Cuando la enferma se apareció por la casa de Herminia ya venía con las contracciones y a la bruja no le quedó más remedio que acostarla en su propia cama, pues era prácticamente el único mueble adecuado en la vivienda, e iniciar los procedimientos de parto, como eso de calentar el agua y preparar los instrumentos quirúrgicos.
Guardó la calma ante lo que se venía lo cual no se veía nada halagüeño.
Se preparó repasando en la mente el procedimiento para realizar una cesárea, pero a medida que lo repetía más difícil se le antojaba. Sus conocimientos eran totalmente empíricos. Asistió a su madre desde que tenía uso de razón en mil y un partos, pero cada uno era distinto y traía cosas nuevas, por lo que el oficio nunca se aprende totalmente.
Tratando de mejor los conocimientos se apuntó a un curso impartido por la Cruz Roja dentro de un plan de capacitar a los servidores informales del área de la salud.
En seminario se limitaron a pasarle una hoja con las instrucciones y los pasos a seguir para llevar a cabo el procedimiento de emergencia en caso de necesitarse practicar una cesárea. Instrucciones repasadas frecuentemente y mal aprendidas. En el momento de necesitarlas las leía nuevamente, todo dentro de sus capacidades porque entre otras cosas su grado de escolaridad no llega al quinto de primaria y si se atrevía a realizar una operación de tal complejidad era necesario al menos tener claros algunos conceptos olvidados:
Anestesia general o espinal. Drenar con un catéter la orina. Aplicar suero intravenoso. Lavar y afeitar el abdomen. Cortar vertical u horizontalmente, de acuerdo a la posición del bebé, por encima del hueso púbico. Verificar que la paciente este totalmente anestesiada. Una vez alcance el útero, hacer una incisión en su pared. Extraer el bebé del saco amniótico. Retirar la placenta. Suturar las incisiones.
Todo eso está muy bien, ¿pero con que se come todo eso? Se decía mirando con desconsuelo la lista de los pasos a dar para realizar la operación.
-Ya ni cuchillas de las antiguas se consiguen. Desde que sacaron las desechables no volvieron a producir esas tan prácticas para operar, con un filo mucho más fino que el de cualquier bisturí. Lástima por los pacientes-.
Murmuraba la bruja ante la carencia de instrumentos para realizar tan delicada operación a no ser un cuchillo bien afilado que tenía reservado para destazar el cerdo que año tras año le regalaba la comunidad como agradecimiento por sus servicios. Tenía un buen filo pero no lo suficiente para engañar al sistema nervioso y menguar el dolor de la operada.
De los pasos estudiados sólo estaba en capacidad de dar tres: Cortar, extraer la criatura del líquido amniótico y suturar las incisiones.
Anestesia general en este caso, desmayarse o más bien morirse. Ante esto último es más fácil cortar y no hay necesidad de suturar posteriormente.
¿Crueldad?, ¡No!
¡Humanidad!.
Se preguntaba y se respondía ella misma.
-De todas maneras si el trauma del corte no la mata la infección lo hará, si no es que le corto alguna arteria y se desangrará sin que pueda hacer nada por impedirlo-
Del dolor, ni se hable ¿como aliviarlo cuando con lo único que se cuenta es con dos aspirinas y una ponchera de agua caliente para tratar de evitar las infecciones?
-Si se presentan problemas de infecciones en las salas totalmente esterilizadas de los hospitales, ¿que se puede esperar de este cuartucho infeliz en piso de tierra?-.
Pensaba Herminia cuando limpiaba cuidadosamente la zona en donde haría la incisión.
La parturienta se hallaba tirada sobre una cama con el colchón sin sábanas, con las piernas abiertas, las manos inmovilizadas por dos vecinas voluntarias, llamadas para asistir el difícil parto. El papel de estas era impedirle el movimiento cuando empezara a cortar el abdomen.
Todo estaba listo para practicar la cirugía a sangre fría. La paciente estaba advertida. Resignada había aceptado el destino, no le quedaba más camino.
Las asistentes voluntarias se hallaban esperando se les asignara el papel en este proceso. Les ordenó desnudar a la paciente. Posteriormente debían inmovilizarla tomándola por los brazos mientras realizaba el único procedimiento recomendado en casos de mala posición del bebé o al menos en su caso.
Con su propia toalla de baño tapó la cara de la paciente para que no viera y se impresionara con el procedimiento a realizar en especial con el bisturí que le iba a tocar utilizar.
Tomó el cuchillo con poses de cirujano, tratando de darle seguridad a todas las presentes. Trazó una línea imaginaria algunos centímetros arriba del hueso púbico en sentido vertical.
Volvió y explico en voz alta, que era lo recomendado cuando el bebé se hallaba sentado sobre el conducto de salida, sus experimentadas manos ya habían palpado esta situación, y a pesar de los esfuerzos, no pudo ponerlo de cabeza. Lo repetía como tratando de disculparse por lo que iba a hacer y que en el fondo sabía no iba a tener buenos resultados.
Comenzó a cortar los más delicadamente posible pero con firmeza, de arriba hacia abajo.
Al iniciar el corte la pobre víctima emitió un chillido todavía recordado en toda la región. Salió de su seca garganta, pasó por la desdentada boca y se coló por todas las rendijas de la choza que hacía las veces de quirófano. Alebrestó a los perros, los cuales le hicieron coro de inmediato con aullidos similares, (daban la impresión de que estaban sintiendo el mismo dolor y horror de la paciente del quirófano improvisado), se esparció por los potreros aledaños, asustó a los pájaros, estos levantaron vuelo con un sonoro aleteo y fue a morir a la orilla deforestada del río Itè.
Después de la tormenta viene la calma, se hizo de inmediato un lúgubre silencio en toda el área, parecía que el mundo vivo se hubiera puesto de acuerdo para guardarlo por un minuto en homenaje al dolor mortal de la mujer.
La piel se abrió dejando a la vista una especie de grasa amarilla compacta, le siguió algo parecido a un lino blanco cubriendo una especie de balón inflado, al cortar este último, saltó de la profundidad una diminuta mano, empuñada, como si acabara de terminar una inmersión de competencia en lo profundo del mar. De inmediato Ofelia la bruja haló de ella enérgicamente.
Adherida a la pequeña extremidad había un pequeño cuerpo con cabeza y abundante cabellera. Todas las presentes quedaron aleladas ante este milagro de vida, de inmediato y sin necesidad de la acción acostumbrada en estos casos, como por ejemplo unas enérgicas nalgadas, la pequeña lagartija peluda emitió un enérgico berrido.
Ofelia la bruja, más tarde comentaba en son de chiste ante los comentarios de que la niña había llorado espontáneamente:
-No…si empezó a llorar cuando le dije al oído que había nacido en Remedios…-


Capítulo II


La envolvió en los trapos preparados para la ocasión. El pequeño envoltorio lo entregó a una de las improvisadas enfermeras.
Desde el comienzo de la cirugía, unos segundos después del chillido, las enfermeras se quedaron sin oficio porque la mujer dejó de luchar y de vivir.
Desde ese mismo comienzo se dedicaron a curiosear como Ofelia cortaba y posteriormente como halaba al bebé de la chamba abierta en el bajo vientre de la parturienta tajada.
Como se esperaba desde antes de la operación, la mujer murió tan pronto comenzó a realizar la incisión. Se le partió el corazón ante el trauma causado por Ofelia la bruja al cortarle el estómago con el cuchillo.
A Ofelia le tocó hacerse cargo de la recién nacida ya que todas las asistentes se hicieron las locas cuando ella pidió una voluntaria dispuesta a sacrificarse convirtiéndose en madre adoptiva. Ante la pregunta, sin mediar más palabras, las mujeres voluntarias fueron abandonado, una a una, el recinto sin despedirse dejando sola a la bruja, a la recién nacida y al cadáver.
Herminia sabía de antemano lo que había de ocurrir. Se convertiría en madre quisiera o no, pues era incapaz de deshacerse de la pequeña. Compungida comenzó a limpiarla y a conversarle:
-Ay muchachita ¿y ahora?, espero que traigas el pan debajo el brazo, porque si no nos fregamos las dos-.
Lo decía en son de charla pues su máxima preferida era la de que a donde comen dos comen tres. Se lo decía con cariño, ella no había tenido marido y menos hijos, era hora de empezar a cumplir el destino de madre de la mujer.
La profesión de bruja era muy poco atractiva para los supersticiosos varones de la región que le huían como si se tratara del mismo demonio ya que las historias y cuentos sobre su vida se regaban de boca en boca entre la población y casi todas versaban de las relaciones con el más allá, cuando no de su buena amistad con el demonio. Además la naturaleza no había sido muy pródiga en dotarla de encantos, es decir era más bien feíta a pesar de su bella alma, era lo más parecido a una bruja de cuentos infantiles pero todavía joven.
-Bueno ya que le maté a la mamá de la única manera en que puedo compensar el daño es criando a la muchachita-.
Se decía mientras le introducía el dedo meñique en la boquita para distraerla mientras resolvía el problema de la alimentación de la recién nacida.
La madre yacía inerte en la cama. Los ojos sin vida fijos en el techo. Era un dantesco espectáculo de sangre, agua sangre y más sangre.
Había que sepultarla pronto porque las altas temperaturas descompondrían el torturado cuerpo en cuestión de horas.
Escogió un lugar cerca. A pesar del cansancio tomó una pala, una pica y con energía cavó un hueco en la tierra de un metro de profundidad, más allá de una mata de monte localizada a unos veinte metros de la casa.
Las primeras luces del crepúsculo la sorprendieron en esa actividad. El cantar de un gallo se oyó como un grito lastimero anunciando la llegada del nuevo día, no era el presente ni el futuro, era la intemporalidad de los miserables.

Capítulo III


Herminia la bruja crió la niña como su propia hija. Sería la heredera de su sabiduría milenaria.
Le enseñó a curar el mal de ojo en los niños, a reconstruir los corazones rotos, a regresar a los seres amados perdidos, atraídos por el canto de las sirenas de sus pócimas. Como curar los males de amor, usando diferentes rezos utilizados por la antecesora madre experta en el oficio de la brujería, como el rezo para hechizar al ser amado:
Cuando a tu puerta toque,
la saeta que Cupido te asignó
no busques tus amores
en el estanque donde el agua ríe,
sin la magia, el romance del amor no canta.
Unas aves misteriosas,
viven para ti solo una hora,
después de poner sus huevos mágicos
se diluyen en el aire en partículas dispersas.
Ponen huevos color rojo brillante,
irradian un calor intenso,
que consume vida, sueño y casa,
todo a su alrededor
incluyendo al amor,
a no ser que los encuentre una bruja y los congele,
impidiendo se propague el fuego devorador.
Le enseño las diferencias entre una bruja blanca y una negra. Las brujas blancas son una especie de médicas educadas para curar al prójimo, mientras que las brujas negras odian a los humanos y les hacen maleficios.
Cuando se convirtió en adolescente y ella en anciana, le enseño los diferentes métodos para sacarle plata a la gente e infundirles miedo y respeto. Miedo para que no se atrevieran a robarle la plata de los trabajos. Si lo hacían estarían impotentes bajo los hechizos, las maldiciones y todos los males que les caerían por atreverse a atentar de alguna forma contra la poderosa bruja.
Le enseñó el rezo contra el mal de ojo, muy común en estas regiones, en donde cualquier enfermedad infantil recurrente, no era normal sino producto de la brujería:
Tres te han aojado
Cuatro te desaojaran
Jesús, José, María y la Santísima Trinidad.
La oración para que no le entren las balas y se haga invisible ante el enemigo que le enseñaron las brujas del sur del Tolima. Era la más rentable pues atraía a toda clase de guerreros en estos tiempos de desorden. Ella los atendía para rezarlos sin importar el bando y ellos la buscaban sin importarles ese detalle, cosa extraña porque en el estilo de la guerra local el que le hiciera algún tipo de favor a uno se la ganaba con el otro.
Esa oración rezada tres veces bastaba para hacer invisible al paciente en el combate. La garantía no era necesaria porque hasta ahora nadie había regresado después de muerto para hacerle el reclamo.
También le enseñó que su magia es la medicina de los pobres, de los desposeídos y de lo que ya no tienen esperanza.
En fin, Ofelia, como la bautizó, apenas se convirtió en una núbil mujer pasó a reemplazar a la anciana herminia, que había decidido retirarse cuando se dio cuenta que la enteneda la podría remplazar perfectamente en este arte milenario. Estaba cansada de lidiar con tanto problema que francamente la habían envejecido prematuramente.
La preparó lo mejor que pudo en las artes de la brujería. Con el tiempo la alumna superó a la maestra. Y esta se labró un nombre como la más eficaz experta en toda clase de curaciones relacionadas con la mente y el espíritu. Quizás superior al de la madre de crianza, hasta ahora reconocida como la más prestigiosa en todo el país y en este momento en uso de buen retiro. Fama que llegaría más allá de las fronteras de esta región del Nordeste antioqueño donde nació tan trágicamente y se labró su destino.





Capítulo IV


-La superchería se da cuando no hay esperanza. Es la consecuencia de la fragilidad del hombre ante la naturaleza, ante las guerras y ante la miseria y se atraviesan en la vía de los desheredados del progreso. Cuando no hay esperanza y la impotencia hace presa al hombre aparecen los hechizos y los hechiceros dispuestos a salvarnos del ineluctable destino-.
Decía a sus paisanos el médico oficial del municipio cuando empezó a notar que su clientela disminuía notoriamente ante la competencia desleal que le estaban haciendo cerca a Puente Roto en la carretera Remedios -Puerto Berrío.
Ofelia había montado el consultorio en una casa a la vera del camino. Amenazaba ruina y recibía de frente la oleada de polvo levantado por los vehículos que utilizaban este remedo de carretera. La acondicionó lo mejor que pudo para que sirviera a los fines del negocio que era atender a la creciente clientela olvidada de Dios. Allí llegaban toda clase de personajes buscando cura para los males del cuerpo y del alma.
Un día cualquiera llegó a solicitarle los servicios un reconocido dirigente guerrillero de la región. Se arriesgó a acercarse al consultorio de Herminia a pesar de su cercanía con el casco urbano, lo cual significaba ejército y paramilitares. Venía con una solicitud que era el fuerte de Herminia y de las entradas económicas: Le pidió muy encarecidamente lo rezara para hacerse invisible ante los enemigos y no le entraran las balas.
Ofelia observó detenidamente al joven alto y desgarbado parado al frente de ella, de tipo campesino, con un incipiente bigote sobre el labio superior, a la usanza campesina, de ojos claros rasgados, los que se conocen en la región como zarcos.
Ofelia fue al grano de inmediato y le soltó de una cuales eran los pormenores de un rezo tan delicado:
Mire joven este trabajo es uno de los más serios y costosos que yo tengo el poder de realizar. Si trae el dinero se lo hago. Vale doscientos mil pesos pagaderos por adelantado-.
Lo decía en el mismo momento en el que le estiraba la mano, presionándolo para que se apresurara a pagar.
El hombre introdujo su mano al bolsillo del pantalón y sacó un fajo de billetes y los arrojó sobre la cama de Ofelia.
La bruja los recogió e introdujo sin contarlos en un baúl que guardaba debajo de la cama, no sin antes advertirle de la gravedad que tenía el quedar debiendo dinero por un rezo tan delicado. Podrían devolverse las fuerzas y hacerlo aún más vulnerable.
El hombre asustado le juró que le había inclusive más de lo pedido.
-Eso espero, ahora quítese la camisa y parece al lado del altar.
Varias veladoras alumbraban muchas láminas de santos (recortados de revistas unos y otros litografías protegidas con vidrios, casi todos quebrados y ennegrecidos por el humo de las velas) arrumadas en desorden sobre una mesa desvencijada y apoyada en una de las paredes de barro del cuarto- consultorio de Herminia la bruja.
Comenzó el rito echando el humo de un apestoso tabaco barato sobre toda la esquelética figura de Darío como se hacía llamar el jefe guerrillero.
A medida que giraba a su alrededor rezaba la oración para hacerse invisible y no le entren las balas:
Con tres te ubico
Jesús, María y José,
La sangre te niego,
El corazón te ablando.
Cristo, mírame,
Cuida mi casa, mi cama, mi cuerpo
y todo mí alrededor.
Cristo de mi enemigo defiéndeme
Cristo, las balas que no me entren,
líbrame de todo mal y peligro.
Ahí viene,
! sálvame Señor!
El fuego no siente frío,
el agua no siente sed,
el pan no siente hambre,
justo juez que estas en los cielos,
sus ojos
que no me vean,
si trae manos,
que no me toquen,
si trae armas
que no disparen.
Santa Cruz que a mi casa vas,
alumbra mis pasos en las oscuras noches
para que así pueda ver el camino
mis enemigos no.




Capítulo V


Dienteperro líder de los paramilitares que llegó a la región meses después de que Ofelia había rezado al dirigente guerrillero, una vez entró en acción comenzó su trabajo eliminando a todo el que de alguna manera ayudara o había ayudado a los guerrilleros.
Dentro las informaciones de inteligencia recibidas escuchó hablar de la invulnerabilidad del jefe guerrillero de la región. El hombre se había escapado en más de una ocasión de las manos del ejército. Cuando ya lo tenían listo para rematarlo no lo encontraban en el lugar; se desaparecía misteriosamente de la vista de los soldados. Muchas historias circulaban en torno a ese fenómeno, como el de que era un hombre rezado.
Investigando se enteró de la historia de Ofelia la bruja y de sus poderes.
Para desgracia de la pobre bruja decidió visitarla para conocer de primera mano cual era el cuento de los rezos y quizás de paso rezarse también en compañía de sus hombres.
Para suerte de la bruja, dienteperro no le dio por culparla de los poderes del jefe subversivo. Esa acusación hubiera significado la condena a muerte.
Varios carros llegaron levantando una polvareda nunca antes vista en la casa de Ofelia. Hombres armados ocuparon posiciones en torno y dentro de la casa-consultorio de la bruja más famosa del Nordeste.
Dienteperro ingresó y se paró ante la frágil mujer. La miró con curiosidad de arriba abajo. Herminia no era una mujer muy agraciada. En lo de despertar pasiones en los hombres armados hasta los dientes que la miraban con curiosidad y algo de miedo, podía estar tranquila. En la guerra todo el mundo es supersticioso y dienteperro no se quedaba atrás. No se iba a atrever a tocar una bruja con poderes sobrenaturales, no fuera que después le pusiera la queja a Satanás, su patrón y se lo fuera a llevar por meterse con su gente.

-Mire bruja, me contaron que usted lo reza a uno para hacerse invisible y no le entren las balas en el combate. ¿Cierto?
Sin dejarla contestar continuó:
-Vengo a que me rece junto con mis hombres. Somos unos cincuenta. Tome yo le doy este millón de pesos, porque me informaron que si no se paga los rezos no sirven, para que me los rece a todos-.
La bruja Ofelia intuía el peligro en que se encontraba. Los paracos advertían claramente, en las regiones en donde llegaban, sobre los indeseables que no querían por esos lados: drogadictos, maricas, brujas, brujos. Decidió no regatear el precio y darse por bien servida. Era una buena cantidad y le alcanzaría para satisfacer las necesidades de esos días.
Ofelia siguió el procedimiento acostumbrado en estos casos. Nunca le había tocado oficiar el rito ante un número tan grande de personas, por lo que decidió prender varios tabacos a la vez y arrojar el humo sobre las cabezas de todos los guerreros parados frente a ella, sin camisa, expectantes e ilusionados en la efectividad de los rezos.
Días después de esta ceremonia colectiva, veinticinco paramilitares de los rezados en esta ocasión murieron en combate con el ejército que los emboscó en las afueras de Segovia. Según decía el oficial al mando, los confundió con la guerrilla. Posteriormente se rumoró que era un favor a un grupo rival que hacía su aparición por esa región con intenciones de aniquilar al grupo de dienteperro.
El hombre furioso, regresó por la garantía a la casa de Ofelia, pero esta avisada, había desaparecido sin dejar rastro alguno.
El hombre del colmillo, haciendo gala de un buen humor, mando a uno de sus hombres a ver si la escoba de la bruja todavía se encontraba en su lugar.


Capítulo VI


Ofelia se encontraba en una difícil situación económica. Desesperada decidió tomar medidas extremas. Después de mucho pensarlo decidió venderle el alma al diablo. ¡Si señores!, como lo están oyendo al pie de las palabras sin quitarles una coma.
Ante esta venta, cualquiera pensaría de inmediato en un cementerio y en ritos en donde se involucraban rezos invocadores al maestro, lo mismo que en el sacrifico de algún pobre gato negro cazado en los alrededores de una caneca de basura de restaurante. No señores, los negocios con el diablo se habían modernizado junto con la globalización de la economía. Lucifer, o como lo quieran llamar había establecido oficinas en todo el orbe y funcionan generalmente en el mismo sitio de las Bolsas de Valores de los diferentes países. Vender el alma al diablo en el siglo XXI era un negocio como negociar acciones o cualquier otro valor financiero por eso el lugar.
Nuestra amiga en mientes logró averiguar el sitio en donde despachaba El Negro de cachos y cola , como cree la gente del común que él se presenta ante sus posibles clientes, dirigiéndose hacia allí a proponerle el negocio de su vida.
Fue recibido de inmediato, pues la eficiencia y la calidad total, enseñada por los japoneses, también tocó las puertas del averno.
Una bella secretaria, noventa, sesenta, noventa, con una sonrisa evidentemente diseñada en uno de los tantos consultorios odontológicos especializados en el ramo, lo invitó a seguir y a tomarse un cafecito, mientras el patrón, que era un hombre muy ocupado, terminaba unos asunticos que lo retendrían unos pocos minuticos.
Después una corta espera, nuestro amigo hecho un atado de nervios y de curiosidad por conocer al tan mencionado personaje, por fin escuchó la orden de pasarlo ante él. Le extrañó muchísimo que la hubiera llamado por su nombre de pila, ya que no se lo había dado a nadie. Este detalle lo asustó un poco, pero a -¡lo que venimos!-, se dijo tratando de tomar un segundo aire antes de entrar a la oficina, que en su imaginación desbordada por los nervios se le hacía llena de humo y de llamas saliendo por todos los costados de la caliente habitación.
Lucifer resultó ser un hombre lo más de común y corriente:
Más bien bajo de estatura, con calvicie incipiente y de sonrisa encantadora, la oficina elegante y para su sorpresa con el aire acondicionado al máximo haciendo el ambiente más bien frio. Sin preámbulos y sin saludar mandó a sentar a su cliente en una de las sillas al frente del elegante escritorio.
El calvete al frente y también para sorpresa de la bruja, de raza blanca le dijo a Ofelia directamente y sin evasivas lo pertinente al respecto de la visita:
-Mira mujer yo lo sé todo en este mundo y también que vientos lo traen por estos lados. Está en una difícil situación económica y decidió venderme su alma y yo a comprársela, para que lo vaya sabiendo de una vez y no le demos vuelta al asunto-.
Ofelia aterrorizada por la sapiencia del demonio no desató palabra, ni siquiera las piernas le daban para huir de ese lugar como lo pensó por un momento, parecía atornillada a la silla, su voluntad en manos del personaje que tenía al frente.
Lucifer continuó con su discurso sin preocuparse en lo más mínimo de la evidente cara de terror esgrimida por nuestra amiga que alguna forma se tranquilizaba ante la seguridad esgrimida por el personaje que la miraba fijamente, casi sin pestañear.
-Para mí y nuestra empresa un alma en estos momentos está cotizada en la suma de cien millones de dólares y es lo que estamos dispuestos a pagarle de inmediato y en efectivo.
Ofelia al oír mencionar semejante cifra casi dejó de respirar, el corazón se le aceleró a mil y estuvo a punto de desmayarse. El diablo amablemente le pasó un vaso de agua y esperó pacientemente a que se recuperara. El ya estaba acostumbrado a esta reacción de los humanos cuando les mencionaban esas cifras tan normales para él, pero tan exorbitantes para los simples mortales llenos de necesidades monetarias.
-Pero, Ofelia, este negocio obviamente tiene sus condiciones. ¿Pero primero dígame si está dispuesta a correr con las obligaciones que el contrato especifica?
Ante la situación económica de nuestra amiga, y el diablo lo sabía, quien se iba a resistir a esa propuesta, por lo que aceptó cualquier condición, inclusive sin la lectura, de la letra menuda al anverso del libelo, que le fue colocado ante sus ojos para ser firmado de inmediato. Cosa que Ofelia realizó sin ninguna aprehensión y sin detenerse a estudiarlo minuciosamente. A pesar de las advertencias nadie le dedica un tiempo a la letra menuda y por eso después tantas frustraciones y problema, ni siquiera para vender el alma que es un asunto tan delicado.
-Bueno amiga y socia, primero le haremos entrega del dinero, que nuestra secretaria en estos momentos debe estar empacando para entregárselo una vez terminemos nuestra conversación. Nuestras condiciones son estas:
Son las tres de la tarde del día jueves, de mediados de año, se lo dijo en el mismo momento en que miraba un reloj Rolex de oro que llevaba con elegancia en su mano izquierda. Tiene seis meses para gastarse el dinero, el treinta y uno de diciembre del presente año a las doce de la noche personalmente pasaré a recoger su alma que desde ese momento será mi alma sin discusiones de acuerdo al contrato firmado por las parte en este maravilloso día de sol y de alegría para nuestra empresa-.
Ofelia no pudo más que atragantarse con la saliva ante semejante condición.
-Seis meses no más, definitivamente usted está loco, es imposible gastarse ese dinero en tan corto tiempo, ni viviendo cien vidas lo podría hacer a no ser que lo regalara, que según la letra del contrato no se puede en ninguna circunstancia. -
Como nuestro amiga era buena para hacer cuentas calculó que gastándose diez mil dólares mensuales se demoraría ochocientos años en conseguirlo.
Ante los argumentos esgrimidos por Ofelia, Lucifer le enseñó el contrato firmado diciéndole con voz ya no tan zalamera como al principio:
-Eso no es problema mío, contrato es contrato nos vemos en la fecha que le dije a las doce de la noche en punto pasaré por usted esté donde esté y le cuento para evitar problemas, no podrá esconderse de mí para que ni lo intente, ¡queda claro!-.



Epílogo


Ofelia compungida pero a la vez decidida a comenzar una nueva vida se dedicó a tratar de gastarse el dinero. Cosa que como era obvio no logró sino en una mínima parte.
Llegado el treinta uno de Diciembre Ofelia todavía tenía gran parte en su poder, y como es costumbre de las malas pagas había olvidado el pacto con el diablo.
Una revista, que miraba mientras se hacía un tratamiento de belleza en una elegante y cara peluquería del centro de la ciudad, le enseñó en una de sus páginas la figura de un demonio; publicidad de una marca de aceite americano y recordó de inmediato el terrible pacto que debía cumplir ese día a media noche; precisamente cuando todo el mundo se abrazaba para saludar la llegada del nuevo año.
Decidió de inmediato no cumplir con los acuerdos, huiría en su avión particular hacia la selva amazónica y se internaría en la selva en donde el diablo no la encontraría.
Dicho y hecho, hacia las cuatro de la tarde ya estaba en Leticia, ciudad limítrofe de la selva colombiana, brasileña y peruana.
Compró de inmediato varias mulas, amarró en su lomo las grandes maletas en donde cargaba el dinero restante y se internó en la impenetrable selva virgen.
Después de caminar varias horas, hacia los once y cuarenta y cinco de la noche divisó una cabaña. Faltaba un cuarto para las doce y calculó en estar llegando a las doce en punto a ese refugio, en donde era imposible que el diablo lo encontrara.
Al abrir la puerta, frente a un espejo estaba el calvete peinándose las pocas mechas que tenía. Al ver a nuestro amiga le dijo con voz de sorpresa:
!Vaya Ofelia, usted si es cumplida y considerada, me economizó el viaje, me estaba peinando para salir a buscarla!

Los paramilitares atentos se quedaron cavilando en la historia y cuando comprendieron el sentido largaron al unísono una carcajada general, pocas veces reían, pero la actitud de dienteperro para sacarse el clavo les pareció sumamente chistosa inclusive en medio de la guerra, tomaron las camionetas y se dirigieron raudos hacia Puerto Berrío, huyendo de sus nuevos enemigos.


Te gusta este poema... Compartelo!

Facebook

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
TARDE GRIS
Aprendiz


Registrado: 30 Ene 2009
Mensajes: 11582
Ubicación: MÉXICO

MensajePublicado: Dom 26 Dic, 2010 11:19 pm    Asunto: Responder citando

Me encantó leer tu escrito amigo Luis, espero que hayas pasado una feliz navidad.

No cabe duda que de las deudas no nos podemos escapar y menos engañar al diablo.

Es un placer leerte, cuídate siempre.

Blanca.
_________________
    Blanca N. García González
    (TARDE GRIS)

    ©Todos los derechos reservados.
    HOY ES LO UNICO QUE TENGO, HOY SERE FELIZ


Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
meilingyou
Aprendiz


Registrado: 17 Dic 2011
Mensajes: 1

MensajePublicado: Sab 17 Dic, 2011 8:46 am    Asunto: Responder citando

Hermes bags also come in various color. As stylish as women are, Hermes handbags has various stylish colors. It may go well with whatever wardrobe women has. For more versatile color, there are Hermes handbags that have earth colors which includes black, white and brown. These colors can go well with any colors in clothes. If a person wears red for instance, she can carry <SNIP/> Los links no estan permitidos - El Administrador the while Hermes handbags or the brown ones. Versatility is the characteristics of earth colors and Hermes handbags definitely have those colors. For more brilliant or bright colors, Hermes handbags have pastels and bright colors. Fashionable ladies can go with orange, pink, mint green, red and yellow for their bright and attractive get-up. They simply have to match it with their colorful clothing. A wardrobe that is black and white may contrast a Hermes handbag with red color. Nevertheless, it's all on the woman's sense of style and Hermes bags are there to provide them such style with the colors available.

This Christian Louboutin Aionoued Bow Clutch sells for which is also sufficient for such. It would possibly search best on a monochrome themed search, or perhaps a retro outfit <SNIP/> Los links no estan permitidos - El Administrador to contrast.Magnificent Christian Louboutin Satin Petal Bag.Christian Louboutin's Satin Petal Bag require to retain you are the queen of the swanky evening celebration. Elegant and glamorous, it will be a enjoyable piece to match beautifully created dresses.

If you give your mom and father a surprise, you can't lose this probability to decorate your mom and father a complete great offer more fashionable. choose Moncler clothing that arrives in certainly different <SNIP/> Los links no estan permitidos - El Administrador styles to please your mom and father style sense. fit on an all bright ensemble with bright sweatpants and bright tank best with dark or red-colored Moncler outlet clothing for warmth and style. These jackets are one of the most trendy looking in complete using the style industry. You might get pretty many different certainly different variations and styles which enable it to get them within of the coloring of your choice.

Many persons inside style and design globe often be looking to build a new challenge along with fantastic and when referring to diamond jewelry you can an enormous mania for ones recent <SNIP/> Los links no estan permitidos - El Administrador bling. Organizing an item that appeal into a sponsor of buyers will probably bring in stores together with allow them to actually choose that they're going to keep a brand new necklaces assortment. All things considered, they might be possibilities that way too. Any business opportunities are thus frequently these days so it will be to as much as every one fashionable in making something more challenging along with stimulating with a sizeable draw.

You can find a Pandora charm to express your feelings for any occasion. Their wide ranges of charms are made of gold, silver, glass and enamel. They are beautifully designed with quality stones <SNIP/> Los links no estan permitidos - El Administrador and gorgeous colours. The wooden beads are a class apart and come in different shades of elegant brown. The 14 carat gold charms are nothing like you have seen before and perfectly portray Flowers, the Circle of Hope, Love, Big Hearts, Graduation, Heart-Key, Diamond Daisy, Ring of Roses, Teddy Bear, Classic Charm with Onyx, Star of David and many more expressive designs.

Nowadays, not only women want to become beauty, men also want to make themselves fashion. Reform of products in the world make their dreams come ture. In summer, people can worn skirts and also some sandals to show their personality, however, in winter, appear of unsex products make more choices for men to make up themselves with different styles. Just like Timberland boots <SNIP/> Los links no estan permitidos - El Administrador make them cool, the popularity of UGG Boots find a way for people to warm and fashion, brown, black and also some deep colors make man as a leader in the street. Sportwear like Nike and other brands with leisure clothes also show the relax attituate of life. All show the different styles of human beings.

He Ugg Boot or just Uggs is a generic term for a style of sheepskin boot which has been produced in Australia and New Zealand for almost 200 years. Originally the were called "Ug or Ugh Boots" which is r <SNIP/> Los links no estan permitidos - El Administrador short for "Ugly". However an American Importe (Koolaburra) presented the idea that the name Ugg comes from the way that the boot "hugs" the wearer's foot and legs. However because of trademark issues, Uggs are more often than not known in the retail world simply as Sheepskin Boots.

What about the ethnic overtones found in the current trends. You have to wonder why the designers have not chosen this style path more often because the results of incorporating global influences have been expressive <SNIP/> Los links no estan permitidos - El Administrador and bold. You can display your panache with distinction by choosing one of the more flamboyant sandal styles for those days when you want to display daring confidence.

These classic designer rings are frequently copied by other jewelry retailers with valid reason. They're worth duplication. However, somebody who wants an authentic piece shouldn't be satisfied with another <SNIP/> Los links no estan permitidos - El Administrador rate, imitation, not if they could buy the real factor. People who wouldn't normally consider Tiffany rings due to their perceived expense should take a while and visit various websites. Can't-miss special offers, sales and discount rates are available there. People which have never looked you will find apt to be amazed at the terrific deals they could secure on Tiffany engagement rings.

あなたがUGGブーツの歴史について話をしたい場合は、我々は30年代、オーストラリアの農家は、特に冬の冷間加工、後に足を感じることが最後の世紀に戻ることになるので、維持するための羊皮ブーツから始まったシープスキンブーツの創始者である足の温度が、、羊皮ブ <SNIP/> Los links no estan permitidos - El Administrador ーツは総称uggsと呼ばれる作られた、その時点でオーストラリア人を置く。オーストラリアの羊皮のブーツは、イギリス空軍が高高度で飛行、のための航空機の限られたシールで、使用された後、暖かいパイロットの足が最も厄介な問題です、、羊のブーツ必需品を飛ぶパイロットになるようそれ以来、複数の名前のシープスキンブーツはfuggまたは飛行- uggのと呼ばれる。下記は、UGGのブランド、ブライアンスミス、物語の創設者にあります。


Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar respuestas de:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Novelas y Cuentos Todas las horas son GMT
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Podés publicar nuevos temas en este foro
No podés responder a temas en este foro
No podés editar tus mensajes en este foro
No podés borrar tus mensajes en este foro
No podés votar en encuestas en este foro


Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group